lunes, 11 de septiembre de 2017

DE CÓMO NO FUI A LAS LES

Estaba yo en mi casa, escribiendo mis aventuras para jugar con mis amigos, cuando al tomarme un descanso abrí google+ y descubrí que ya se sabían las fechas de las LES de 2017. Eran en setiembre, unos días antes de la "Díada". Por aquel entonces todavía no tenía trabajo, pero estaba colaborando con +Yipi Ka Yei !! y pensé: "Este año no me las pierdo".

Pasaron los días, encontré un trabajo, un buen trabajo. Seguía viendo cosas en G+ sobre las LES, las cuales se extendieron al Twitter, al Facebook y ya el hype era abrumador. Ese año iba a las LES ¡Seguro! Aunque +Anna Lopez  no lo tenía tan claro. 
La fecha se iba acercando, yo ya tenía preparada mi aventura, mis dados y todo lo necesario para dirigir. ¿Quién necesita ropa de repuesto para el viaje? Soy un DJ curtido en mil batallas ¡no necesito ni cepillo de dientes! ¿Qué soy? Rolero, que hago, ¡Jugar! para eso no necesito otra cosa que mis dados, mi libro y mi imaginación... bueno, unos lapices, libreta, goma de borrar y el portátil que nunca esta de más.

Ya estaba yo en el AVE, camino de Madrid, hojeando de nuevo esa partida que estaba seguro que no podría dirigir, pues no pude inscribirme en la web y esperaba poderle  hacerlo en la entrada o encontrar un buen lugar donde sentarme y poder dirigir, aunque fuera en un jardín.

La gente del tren no dejaba de mirarme raro... llevaba mis mejores galas, mi camiseta de ET Jedi con unos tejanos cortos para combatir el calor de finales de verano y un calzado cómodo para andar lo que hiciera falta. Supongo que los libros abiertos con anotaciones y dibujos primigénicos no ayudaban mucho a que transmitiera confianza. Tampoco lo hacía mi rostro de concentración cuando miraba fijamente el portátil buscando información sobre mitos, leyendas, desapariciones y todas esas cosas que nos encanta añadir a las partidas.

El revisor casi ni me pide el billete, supongo que no quería molestarme, tan puesto como estaba escribiendo, lo que parecía la novela del siglo. Se lo entregue casi sin mirarle y con un gracias robótico seguí con mi tarea. 

No recuerdo si durante el trayecto bebí algo, pero lo que si puedo asegurar, es que no fui al baño en ningún momento y casi reviento... por suerte en Atocha hay tantos baños como puesto de restauración y me fui al primer McDonalds que encontré, entre en el baño a toda prisa y cargado de bolsas, para hacer de spiderman... que cosa más guarra... ¿la gente no sabe mear? Allí estaba yo, con las mochilas alrededor del cuello, en la espalda, intentando que no se cayeran en ese suelo amarillento y haciendo malabares para que los pantalones tampoco cayeran al suelo... ¡maldita mi estampa! Y yo sin ropa de repuesto. La situación era muy cómica, porque además no podía evitar recordar la canción "Mi agüita amarilla" de los Toreros Muertos.

Finalmente pude salir del baño sin lamentar ninguna perdida y desayunar alguna kakaburger. Todo ese esfuerzo había abierto mi apetito. Y mientras comía, pensé en como sería conocer a la gente de +Yipi Ka Yei !!  +Capitán Mordigan +Pedro Calvo  +Fada Joe y tantos otros que dijeron que asistirían... así de ensimismado estaba, que ni me dí cuenta que ya andaba por las calles de Madrid, mirando el teléfono y la aplicación gps para que me guiara.

No tardé mucho en llegar, sólo necesitaba seguir a la gente con mochilas y que hablaban de su última misión en Rokugan o como habían salido con vida de esa guarida en la que habitaba un dragón verde. Los roleros por lo general nos reconocemos por la calle. Los seguí hasta el lugar de las jornadas y entonces...
Estaba cerrado, había carteles anunciando que era del 8 al 10 de setiembre y yo confundido miro a mi alrededor y veo como unos trabajadores del ayuntamiento los retiran... me acerco a ellos para preguntarles que ocurre, porque quitan los carteles ¿Dónde esta todo el mundo? Se gira lentamente y... ¡es mi hija!

- ¡Papa! ¡Tengo hambre! ¡Despierta! - me zarandea fuertemente y yo tengo la sensación de caer al abismo... ¿Qué ocurre? Pero si yo estaba en las LES, tenía mi partida preparada, tenía tantas ganas de charlar en persona con +Capitán Mordigan  y +Variable... no podía ser! Después de unos segundos cayendo, los cuales se me hicieron eternos, noté el colchón de mi cama... abrí los ojos y allí tenía a mi hija, encima de mi, con sus manos en mis mejillas y una gran sonrisa. Estaba en casa. Miro mi teléfono y son las 10 de la mañana del sábado. 

No iba a ir a las LES. La reparación del coche se llevo el presupuesto para estás cosas. Ese momento deberá esperar... poder conocer a tanta gente, ponerles rostro a unos, el resto del cuerpo a otros, hacer nuevas amistades y compartir la afición, todo ello deberá esperar un año más.

Pero el fin de semana no fue tan malo. Pude jugar con mi hija y mi sobrina a varios juegos de mesa. +Anna Lopez  y yo, tuvimos nuestro momento pareja en el cine. También compartimos una noche con +Nil Franch Masdeu y +Mireia Moret , aunque no jugamos a nada, nos lo pasamos bien charlando de mil cosas y viendo el episodio piloto de Midnight Texas.

No pude ir a las LES, pero tampoco me arrepiento, porque sé que ese día llegara.

Desde aquí, si que me gustaría saludar a toda la gente de +Ludo Ergo Sum que hacen posible esas jornadas, por su trabajo y dedicación desinteresada. Espero no faltar a la próxima, aunque visto lo visto, prefiero no prometer nada... que luego ocurren cosas inesperadas.

Un abrazo a todos.